Un postre alternativo para celíacos: huevo Kinder

huevo kinderEl otro día que fui a celebrar el cumple de mi princesa en su cole se me presentó un problema muy común hoy en día y que seguro que a vosotros también se os ha presentado: una de las compañeras de mi niña es celíaca.

Sin dudar me fui a comprar al súper del señor Mercadona, experto en productos sin gluten. Además he de decir que todos muy bien marcados y a la vista. El problema vino a la hora del postre. Compré la típica tarta pero por mucho que busqué no encontré una tarta sin gluten y tampoco encontré un postre atractivo para la amiguita de mi hija.

El año pasado tuve el mismo problema y encargué en decaty.com unas preciosas cupcakes sin gluten acordes con la tarta para uno de los niños Pero este año se me echó el tiempo encima y no pude hacerlo.

Cuando fui al cole, la niña pudo comer todas las chuches que compré sin gluten pero a la hora de la tarta la pobre tuvo que comerse el almuerzo que le había puesto su mamá mientras los demás disfrutaban del dulce.

Como vamos a celebrarlo también en casa, hablé con su madre para decirle que lo iba comprar todo sin gluten pero que iba a tener el mismo problema con la tarta. Su madre me dio una solución muy sencilla y muy a mano, la niña suele comer un huevo Kinder como alternativa a la tarta y se queda tan contenta con sorpresa incluida en el huevo y todo.

Así que ya sabéis, si os encontráis con algún compañero de clase de vuestros hijos con esta enfermedad, el huevo con sorpresita, y sin gluten, es una buena alternativa fácil de encontrar para que estos niños no se queden con las ganar de comer un postrecito mientras sus compis se zampan la tarta de cumple.

Categories: Mis cositas.

Experimentando con un animador de cumpleaños

La próxima semana celebro el cumple de mis niñas en casa. Ante la perspectiva de tener un buen grupo de niños por casa y como los niños de ahora no son como los de antes, la verdad, y están acostumbrados a parques de bolas, guiñoles, cantajuegos… hemos decidido contratar a un animador para que les entretenga y les divierta.

Cuando nosotros éramos pequeños con que nos dieran pan bimbo con nocilla y un poco de coca-cola ya teníamos la fiesta asegurada, pero hoy en día los niños son mucho más exigentes y se aburren con más facilidad. Nos hemos decidido por www.loquenecesitas.es así que en un próximo post os contaré qué tal ha sido la experiencia y si os la recomiendo o no.

Seguiremos informando…

Categories: Mis cositas.

Ojo con el protector 50 para bebés de Mercadona

crema bebés 50 mercadona en mamaenredHoy os voy a desaconsejar un producto por la mala experiencia que he tenido con él. Se trata de la crema que veis a la izquierda en la foto y que la venden en Mercadona. Supuestamente una crema para bebés y niños, la venden para “pieles infantiles y muy sensibles al sol”, de protección 50.

A pesar de mi devoción por otros productos del señor Mercadona como sus pañales, toallitas…  y de los que otro día os daré cuenta, mi experiencia con esta crema ha sido desastrosa.

La crema funciona bien en el sentido de que protege fenomenal. Es densa y un poco difícil de repartir por la piel, pero protege muy bien del sol. El problema viene cuando entra crema en los ojos de nuestros niños, lo que nos es muy difícil si se mojan, sudan…

Si se les mete un poquito de crema en los ojos el resultado es fatal. Se les ponen los ojos rojísimos, llorosos... y les dura un buen raro. A mi petardilla, a la que el otro día le entro  un poquito, se le pusieron los ojos horrorosos, rojos como tomates y no paraban de llorarle. Aquí lo podéis ver más o menos, y la foto se la hice bastante rato después de aplicársela, tras jugar en la piscina,  bañarla en la bañera y ponerle el pijama y todo. Pobrecita:

ojos rojos por crema para el sol de mercadona en mamaenred.comEspero que el señor Mercadona tome nota  y cambie los componentes de esta crema para que se puede utilizar sin problemas con nuestros niños. Probaré alguna otra crema y ya os contaré. ¿A vosotras os ha pasado algo parecido?

 

Categories: Mis cositas.

Mi experiencia con la silla Bumbo

Sé que la silla Bumbo crea un poco de controversia pero hoy os voy a contar cómo ha sido mi experiencia.

Con mi primera hija no me decidí a comprarla porque no sabía cómo resultaba y su precio, la verdad, no te anima a experimentar, sobre todo teniendo en cuenta todo el dinero que ya te tienes que gastar en cuna, bañera, ropita…

En cambio, cuando empecé a llevar a mi petardilla a la guarde, un día que la fui a recoger, la vi tan feliz en esta silla que me decidí a comprarla rápidamente.  Es una niña muy inquieta (de ahí su mote “petardilla”) y ya no sabía cómo entretenerla!!

Hasta entonces la pobre siempre estaba tumbada en el sofá, en la cama… ya que no le gustaba mucho su hamaquita. No tenía muchas posturas más. Y claro, en la guarde y en la Bumbo estaba totalmente integrada en el grupo y tenía una posición perfecta para cotillear.

La silla vale más o menos 60 euros y se puede usar desde los tres meses o desde que el bebé sea capaz de mantener la cabeza erguida. Las hay con mesita o sin ella y en colores muy divertidos. Lo que si podéis intentar es comprarla de segunda mano ya que las cosas de bebé, como sabéis, la mayoría de las veces se retiran casi nuevas porque sirven sólo para unos pocos meses. Hay un montón de anuncios por ahí si os interesa.

Como soy incapaz de esperar, me fui corriendo a por ella. El resultado muy bueno. Mi niña estaba encantada porque le daba la posibilidad de no tener que estar siempre medio tumbada, cotillear a gusto a su alrededor,  jugar con cositas que le ponía justo delante… Además, la podéis usar también para darles de comer o para ponerles, por ejemplo, un trocito de pan encima de la mesita y que estén entretenidos. Claro está que después de un rato se cansan, sobre todo cuando son muy pequeñitos, pero te da un respiro y un lugar donde dejarles mientras haces algo. Además, con una toallita de bebé la Bumbo se lava a la perfección.

Peligros que le veo: que vuelque. Siempre buscad un sitio seguro. Lo mejor el suelo. Si por un casual consigue salirse de la silla no se va a caer más allá. Cuando ya son un poquito mayores consiguen salirse, al menos la mía. ¿Cómo se salen? Pues con cabezonería. Bien sea porque literalmente tengan la cabeza muy grande (jaja con perdón) y hacen contrapeso a su cuerpo o bien porque tienen un carácter tozudo (el caso de mi petardilla) y se empeña, se empeña hasta que al final consigue salir. Como la dejo en el suelo no hay problema porque consigue zafarse de la silla y se pone a gatear sin hacerse daño.

Hasta aquí mi experiencia. Os dejo un vídeo para que comprobéis lo cómoda que está mi petardilla en su Bumbo:

 

Categories: Mis cositas.