Cómo descubrí mi cáncer de pecho

Algo de prevención y otro poco de insistencia

Me ha costado unos cuantos meses escribir sobre mi cáncer, porque la verdad es que es una pesadilla que entra en nuestras vidas sin pedir permiso, pero creo que ya ha llegado el momento. No puedo negar que he tardado un tiempo en digerirlo, en poder hablar del tema con tranquilidad, incluso en decir la maldita palabra, pero como creo que os puede servir de ayuda y para concienciaros en la prevención, pues allá va: voy a contaros cómo llegué al diagnóstico de mi cáncer de mama.

detección cáncer de mama

¿PERO NO TE HACÍAS REVISIONES ANUALES?

Algunas personas me ha preguntado si no me hacía revisiones anuales, como si estas visitas nos libraran de sufrir cáncer. Y la respuesta es sí, claro, cada año desde hace unos cuantos me hago revisiones ginecológicas completas. Así que aunque os las hagáis, no bajéis la guardia el resto del año, porque estas revisiones son muy útiles pero no son garantía de que durante el resto de meses no se vaya a desarrollar algo malo. Tenéis que seguir auto-explorandoos.

UN BULTO RARO

Mi momento de autoexploración siempre ha sido la ducha. Está bien que busquéis alguna rutina para que no se os olvide miraros y lo incorporéis a vuestra vida diaria. Como os digo, mi momento era la ducha y la verdad es que siempre me tocaba con bastante miedo, pero lo hacía, porque no hacerlo no va a hacer que allí no haya nada.

Una mañana de finales junio que estaba con esta tarea noté un bultito raro, muy pequeño, según movía el brazo aparecía y desaparecía. Durante cuatro días lo estuve buscando en diferentes momentos del día y, como os digo, a veces lo notaba muy clarito y otras veces no. Pero decidí que allí había algo, no hacerme la tonta y coger hora lo antes posible en alguna clínica. Negarlo por miedo no os va ayudar y no va a hacer que desaparezca, si notáis algo raro lo mejor es acudir a un médico lo antes posible para descartar cualquier problema, si es maligno lo único que hará el tiempo es empeorarlo y lo normal es que sea algo bueno.

NO SIEMPRE ACIERTAN A LA PRIMERA CON EL DIAGNÓSTICO

Cogí hora en cuanto pude en la clínica madrileña Alma Centro Médico sin decirle nada a nadie. Allí les comenté lo del bulto y me miraron detenidamente con un ecógrafo. El bulto que yo me palpé medía 5 mm, me encontraron otros del mismo tamaño o menores, y uno que yo no me notaba por el lugar de 1 cm. El diagnóstico de este sitio a 13 de julio de 2015, día que me entregaron los resultados, fue “No se visualizan imágenes de sospecha en el momento actual. CLASIFICACION BIRADS 2″. Esto último lo tuve que mirar y significa “hallazgo benigno (no canceroso)”. Así que me sentí muy aliviada. Pero rápidamente me vinieron a la cabeza los típicos casos que te cuentan de equivocaciones, de acudir a otro médico que te da el diagnóstico contrario… Así que no me quedé tranquila del todo.

Había cogido ya hora con el médico de cabecera para que me miraran por la Seguridad Social, pero como esto suele tardar un poco, estuve barajando la idea de ir a otra clínica privada. Pero entre que ya nos íbamos de vacaciones, que no quería parecer exagerada… lo dejé. Por la SS me citaron para una ecografía en el hospital público para el día 24 de agosto, mi primer día de vuelta al trabajo, me pareció bien porque unas pocas semanas no iban a cambiar nada y ahí lo dejé, pensando que me confirmaría el resultado favorable de la clínica privada.

VUELTA DE LA VACACIONES Y EMPIEZA LA PESADILLA

Ya sabéis que pasamos unas vacaciones maravillosas por Francia y Alemania, la verdad es que de las mejores vacaciones de mi vida. Disfrutamos de unos días súper felices y yo estaba bastante relajada con el tema del bultito. Me lo notaba pero como ya tenía un informe que me decía que no había nada malo estuve bastante tranquila, simplemente pensando que a la vuelta en la nueva ecografía me confirmarían lo que ya sabía.

Llegó el día 24 de agosto y acudí a mi cita con el ecógrafo en el Hospital Infanta Sofía, que desde aquí les agradezco todo lo que han hecho hasta ahora por mí. Les comenté el tema de los bultos y empezó la revisión. Después de mucho mirar la ginecóloga me dijo que me iba a mandar unas biopsias sólo para que “nos quedáramos tranquilos”, y entonces ya sí me empecé a poner un poco nerviosa. Eso sí, ahora mismo le agradezco muchísimo esa decisión y que no se equivocara como en la primera clínica.

Así que en este punto os recomiendo ir cuanto antes al médico cuando notéis algo y visitar 2 o 3 profesionales para estar bien seguros de los resultados, es mejor pasarse de exagerada. Desde que me diagnosticaron no sabéis la de historias que me han contado de diagnósticos equivocados y de personas que han tenido que insistir durante meses hasta que alguien les ha hecho caso y les han confirmado que el bulto era maligno. Así que, además de prevención, por desgracia, hay que insistir y a veces mucho.

*Cuando tuve fuerzas escribí a la clínica privada para decirles que o cambiaran de profesionales, de aparatos o que dejaran de ofrecer este servicio, les conté lo que me había ocurrido y que por favor no cometieran más errores como éste con otras mujeres. Imaginad que me hubiera conformado con sus resultados…

EMPEZAMOS CON LAS PRUEBAS Y SOBRE TODO CON LOS DÍAS DE ESPERA

A los días me pincharon dos de los bultos con aguja gruesa. Por si os toca pasar por esto que sepáis que aunque suene mal no duele nada. Sólo un pequeño pinchazo para la anestesia y luego sólo un ruido como un disparo cada vez que toman una muestra pero sin dolor. A mi me tomaron como 12 muestras o así, creo que porque los bultitos eran pequeños y a veces no es fácil coger la cantidad suficiente. Si vais a pasar por una biopsia que sepáis que el 80% suelen ser benignos, así que os indiquen esta prueba no significa nada de nada.

Como la ginecóloga no me decía ni mu, insistí y creo que fue peor porque me comentó que la cosa tenía una pinta regular y que me fuera haciendo a la idea, bufffff.

Una vez que entras en esta dinámica lo malo no son las pruebas sino los días de espera de los resultados. Creo recordar que para las biopsias fueron unos 10 días. Lo peor fue que antes de tenerlos ya me citaron para una resonancia de mamas, lo que no hizo más que confirmar que la cosa estaba chunga.

Y ME DAN LA NOTICIA QUE NO ME HUBIERA GUSTADO ESCUCHAR NUNCA

Entre lo que me adelantó la ginecóloga y la cita para la resonancia, ya tenía la mosca detrás de la oreja pero la verdad es que el día que fui a por los resultados todavía tenía la esperanza de que estuvieran equivocados y de que me confirmaran que todo estaba fenomenal.

El día que no olvidaré nunca fue el 14 de septiembre. Fui al ginecólogo acompañada de mi marido. A los segundos de entrar y de sentarnos las palabras malditas “los bultos son malos” y después de aquello ya sólo recuerdo cosas sueltas. Sé que nos hizo algunos dibujos para explicar el tipo de cáncer, porque los cánceres tienen nombre y apellido, y que cada vez que nos decía algo nuevo la cosa iba a peor. Agresivo, quimio, mastectomía… Un montón de palabras que nunca me hubiera gustado escuchar. Y la cara de mi marido, que sólo ha vuelto a tenerla tan mala el día que él mismo me rapó el pelo. El resto del tiempo por suerte siempre me ha ofrecido sus bromas, sus sonrisas y su optimismo.

EL MUNDO DEL CÁNCER: SIEMPRE ESPERANDO RESULTADOS

Ya había entrado oficialmente en el mundo del cáncer, un mundo en el que ingresas de forma inesperada, sin que te pregunten y sin esperarlo. Además, lo que no sabía entonces era que estas biopsias eran sólo el comienzo de las pruebas que me esperaban. Así empecé con biopsias en los ganglios y en el otro pecho, resonancia de mamas, mamografía, resonancia de todo el cuerpo (para ver si el cáncer se había extendido a otros órganos), gammagrafía (para ver si hay metástasis en los huesos)… y sobre todo los días de espera de los resultados, una auténtica tortura psicológica. A mí ya me dolía todo y me imaginaba con cáncer por todos lados.

Por suerte sólo tengo un pecho afectado, todo lo demás limpio, en principio porque con el cáncer nunca se sabe…

PRÓXIMAMENTE MÁS POSITIVIDAD

La verdad es que el post me ha quedado un poco de pesadilla jeje, pero es como me sentí en este proceso de diagnóstico y comienzo del tratamiento. Era algo que necesitaba soltar y que hasta ahora no había sido capaz. Además, es lo típico que me preguntáis todas “¿Cómo te diste cuenta?” y creo que puede ser útil para:

  • prevenir y os auto-exploréis
  • no dejéis pasar nada
  • busquéis la opinión de diferentes profesionales
  • insistáis si no estáis tranquilas
  • y que sepáis que es un shock para todo el mundo

Espero escribir algún post más sobre mi enfermedad pero ya de forma más positiva, os lo prometo, porque este diagnóstico no te deja otra que seguir adelante, no le puedes dar la espalda. Así que ya os contaré qué cosas hago para ser activa en el tratamiento, algunos truquillos para sentirme mejor etc Y si os interesa algo no tenéis más que preguntarme. Mil besos y gracias por servirme de desahogo.

Compártelo...Share on FacebookGoogle+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter
  • Virginia Merenciano

    Tu sigue pensando que no eres valiente… Lo eres y mucho!!!! Te

  • Xavi Tanasten Espejo

    Mucho ánimo y muchas gracias por compartir tu historia, Todos aprendemos con esto :)

  • Gema Ruiz

    ¡Hola! Tu historia es mi historia, calcadita, sólo que yo ya casi puedo peinarme y estoy pensando en desempolvar el secador :)
    Yo también creo que no somos valientes, simplemente nos ha tocado vivirlo y no nos queda más remedio que apechugar (nuca mejor dicho… jeje…)
    Te deseo lo mejor. Un abrazo fuerte.

  • Cristina Alcaide del Pino

    Un ole por tí, por ir con un par de ovarios por la vida y por compartirlo con nosotras para ayudar. Ánimo!!

  • Emily Atracciones

    Solo puedo decir gracias, y deseando leer tu post “de forma más positiva”, me gusta porque a pesar de yo no padecer la enfermedad, como tu dices con el cáncer nunca se sabe y eres un buen ejemplo a seguir. Un saludo.

  • Nuria Bp

    Me emocionan tus palabras y como bien dicen viene sin esperarlo y cuando he leído o escuchado algo sobre esta enfermedad siempre lo vi muy lejos y es algo en lo q nunca crees que te va a tocar y nos tocó a mi padre recién diagnosticado un cáncer de colon bastante chungo y la vida te cambia y te das cuenta que esto n mira ni edad ni sexo no nada toca y toca. Se que para ti algún día quedará como un amargo recuerdo y seguirás disfrutando de la vida y con este post seguro que habrás y ayudarás a muchas personas. Mucho ánimo

  • Norma Mora

    Gracias por compartir esto, nunca me hubiera imaginado que los diagnósticos equivocados sean tan frecuentes. Que todo mejore cada dia.

  • Pingback: La dictadura del optimismo en el cáncer de mama | mamaenred()

  • Pingback: Los padres que me parieron | mamaenred()

  • Pingback: Qué utilizo para maquillar las cejas durante la quimio | mamaenred()