Los padres que me parieron

Las lecciones que te da el cáncer

Y digo los padres que me parieron porque estoy segura de que si mi padre me hubiera tenido que parir lo hubiera hecho y hubiera empujado bien fuerte también para sacarme adelante jeje aunque la que se chupó las no sé cuántas horas de mi parto fue mi madre, no le vamos a quitar el mérito. Y es que mis padres gracias o por culpa de mi enfermedad me han dado una lección de generosidad y de amor que jamás podré devolverles en la misma proporción y nunca nunca podré agradecerles los suficiente. Aunque ya antes sabía de lo que eran capaces, esto ha sido una lección al 100%. Y este es el minihomenaje que les puedo hacer desde mi blog.

EL CANCER Y LA FAMILIA 2

Lo segundo peor que me pasó el día que me dieron la noticia de mi cáncer, fue tener que llamar a mi madre, a mi padre y a mi hermana, que estaban pendientes de lo que me dijeran, al salir de la consulta. Fue duro darles la mala noticia e introducir algo tan amargo en sus vidas, ojalá hubiera podido evitarles este dolor. Supongo que aquellos días lloraron mucho, pero nunca me lo dijeron.

Mi hermana se ocupó de anularles las vacaciones que tenían programadas para pocas semanas después y mis padres se dedicaron a organizar el resto de cosas para venir a cuidar de su hija. Dejaron su casa, sus cosas, sus planes… sin dudarlo y cargaron en el coche con lo que pudieron, incluida ropa de verano, otoño e invierno, para que os hagáis una idea, y se vinieron para mi casa. Lo dejaron todo para venir junto a mí, su hija pequeña, a la que siempre habían protegido.

EL CANCER Y LA FAMILIA

Al principio me sentí muy culpable porque dejaran todo por mí. También me sentí triste por ellos, por ser yo la causante de un dolor tan grande. Pero poco a poco he aprendido también a aceptar su generosidad y entender que la vida es así y que yo no tengo la culpa de esta enfermedad. Durante estos meses mis padres también han tenido que aguantarme mi mal humor, mi tristeza, todo este trabajo…También han tenido que soportar ver mal a su hija por la quimio, que debe ser muy muy duro y esperar junto a mí el resultado de todas las pruebas.

EL CANCER Y LA FAMILIA

Mi madre se ha convertido en mis manos. Se ha encargado de mis hijas, de la casa al completo (con todo el trabajo que eso supone), de hacerme compañía, de las niñas cuando se han puesto enfermas, de darles alegría, de que no noten mi falta cuando no me encuentro bien…EL CANCER Y LA FAMILIA

Mi padre es el cocinero de mi dieta anticáncer, siempre investigando nuevas cosas, mi acompañante en la marcha nórdica, nuestro manitas, chófer, jardinero… hasta las inyecciones para las defensas me pone el pobre y mejor que una enfermera titulada ;)

EL CANCER Y LA FAMILIA

Pero sobre todo han dejado todo para cuidarme día y noche. Han dejado su vida para que yo me pueda concentrar completamente en curarme. Me he convertido en una niña más para ellos junto a mis hijas, con la diferencia que además yo estoy enferma y de que ellos no tienen 20 años.

Así que todo esto me convierte en una “enferma afortunada” y me da más razones para no quejarme, para sentirme una privilegiada gracias a ellos. Aunque cueste y el camino de la tristeza y de la culpabilidad me ha llevado unos cuantos meses. Esta lección además me ha enseñado que yo debo hacer todo lo que esté en mi mano por ellos, por mis hijas y por mi familia y que eso es lo que realmente es una familia. Os quiero mucho.

EL CANCER Y LA FAMILIA 2

Aprovecho también este post para agradecer a mi hermana todo lo que hace por mí desde la distancia, todos los viajes que se ha chupado para vernos, lo solita que se ha quedado ahora allí. El herpes de Zorter que ha tenido que sufrir por todo este estrés que les he traído y todo el cambio en su vida diaria. Te quiero y lo siento.

EL CANCER Y LA FAMILIAL CANCER Y LA FAMILIA

Y ya que estamo repetir las gracias a mi marido, su familia, mis amigos, conocidos, desconocidos… Cada uno en su medida. Soy una enferma afortunada por tener tanta compañía y ánimo en mi camino. ¡Gracias a todos!

 

Compártelo...Share on FacebookGoogle+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter