No es oro todo lo que reluce

La cara B de mi sonrisa

Siempre os he insistido en que no soy valiente, ni una heroína. Que cuando te diagnostican un cáncer no te queda otra que tomar el camino que te van marcando los médicos y los tratamientos y hacerlo lo mejor posible, si se puede sonreír, se sonríe, y si no se puede, pues no se puede. Y con este post vuelvo a insistir en esta idea, por si os puede ayudar a los que estáis un poquito más bajos de ánimo.

Los post, el Facebook, los Instagrams etc normalmente reflejan lo mejor de nuestra vida, el lado más feliz, las cosas bonitas. Y es normal porque es cuando nos apetece más compartir. Y mis perfiles de RRSS no iban a ser menos y se han ido convirtiendo también en todo sonrisas, buenos momentos etc

como superar el cáncer

Está muy bien, sé que os anima a muchos, pero no quiero enseñaros siempre sólo la cara A de mi enfermedad, sobre todo cuando os he estado insistiendo que cada paciente necesita su proceso para sentirse mejor y todos tenemos derecho a nuestros momentos malos y de bajón.

Pero la verdad es que cuando estoy en mis malos ratos no se me ocurre hacerme una foto y tampoco me apetece escribiros algo. Pero necesito dejar claro que la enfermedad también tiene su cara B y no pasa nada por ello.

¿Cómo hacerlo? Pues la última vez que tuve un momento de bajón, que no fue hace mucho la verdad, cogí la cámara de fotos para mostraros lo más íntimo de mí, para compartir la otra cara de esta enfermedad, los malos ratos que intentamos esconder pero que son muy muy reales. En este caso creo que una imagen vale más que mil palabras. No me puedo desnudar más ante vosotros, sólo espero que os sirva de ayuda.

como superar el cáncer

Comparto algo tan personal para todos aquellos que tengáis malos momentos que sepáis que no sois los únicos, que no sois débiles, que es parte del proceso. Si necesitáis llorar, hacedlo. Tomaros vuestro tiempo. Si en nuestra vida lloramos por otras cosas con menos importancia, cómo no vamos a llorar por algo así, estaríamos locos o seríamos robots. Desahogaros lo que necesitéis pero luego intentar remontar y seguir para adelante lo mejor que podáis. Pero no pasa nada por flojear, es humano. Y como veis yo no siempre estoy contenta y feliz, aunque no os lo muestre.

Esta enfermedad es muy dura. A mí me ha destrozado, me ha partido en mil. Soy como un malabarista intentando que no se me caiga ninguno de los cachitos, porque como pierda alguno me voy a desmoronar y no sé si voy a poder levantarme. El aspecto psicológico está siendo el más duro para mí sin duda. Espero que llegue algún momento de calma en el que pueda volver a colocar cada pieza del puzzle. Mientras, lo que hago es estar lo mejor posible, sonreír, ser feliz e intentar llevar los momentos de bajón, que son muchos no os penséis, con paciencia y remontar.

Un beso y mucho ánimo.

 

Compártelo...Share on FacebookGoogle+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on Twitter
  • Patricia Tablado

    Gracias por escribir esto, Miriam :**** A veces la gente asume que lo que lee en Internet es toda la realidad que tenemos las personas y no es así.

    Me gusta mucho la frase de que si necesitáis llorar, hacedlo porque estamos en una sociedad en la que te dicen cosas como “sonríe y el mundo te sonreirá” y es una gran mentira. A veces la vida nos pone a prueba y no hace falta estar sonriendo como si fuéramos tontos. Llora, patalea, cabréate, sonríe, canta, juega… lo que te sirva para sentirte mejor eso será lo mejor.

    Un beso muy muy grande!